31
07/2017

La Energía Eólica y su potencial en Chile

Renovable, no contaminante y muy sustentable. Son las principales características que posee esta fuente energética, de la cual nuestra región es pionera y líder en su uso e implementación.

La evolución de la matriz energética en Chile ha sido paulatina y a la par de los cambios alrededor del mundo. Si la mayor parte del siglo XX el principal motor del sistema eran las termoeléctricas en base al uso de combustibles fósiles, ahora la tendencia se carga hacia la búsqueda de los recursos renovables no convencionales. Energía limpia, no contaminante y que se adapta muy bien a nuestras condiciones geográficas. Tal es el caso de la Energía Eólica.

Su funcionamiento se sustenta en aprovechar la energía cinética del viento. Estas corrientes se originan a raíz del desigual calentamiento de la superficie terrestre, que por diferencias de temperatura y presión atmosférica ocasionan el surgimiento de potentes ráfagas, las cuales, al ser canalizadas por turbinas especialmente adaptadas, generan energía.

Jorge Pizarro, secretario y docente de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad de La Serena, explica su funcionamiento y las características de dichos aerogeneradores ‘Son molinos de bajo torque, que principalmente buscan aprovechar la velocidad del viento, a través del giro de éstas, por tanto se trabaja con estructuras de 3 a 2 aspas. Al girar dichas aspas, se genera energía, que se canaliza a través de sensores directamente conectados a una computadora central, la que a su vez dispone de ella inmediatamente, transfiriéndola al sistema en particular al que esté conectado dicha central energética’.

Los primeros parques eólicos La producción de energía a través de la fuerza del viento comenzó en nuestro país el año 2001, con la instalación de una pequeña planta eólica en el sector de Alto Bagales, cerca de Coyhaique, en la Región de Aysén. Actualmente funcionando, esta central produce a diario 2 megawatts (MW) a través de tres rotores, con lo que se abastece a una pequeña comunidad de 20 mil personas de la zona.

En noviembre de 2007 entró en operación el primer parque eólico unido al sistema interconectado central (SIC, que abastece al 92,2% de la población nacional), ubicado en la localidad de Canela, Región de Coquimbo. Este parque cuenta con once aerogeneradores de 1,65 MW cada uno, con una generación anual de 46.000 megawatts. De ahí en más, la producción e instalación de centrales se masificó exponencialmente, llegando actualmente a 14 plantas de energía en pleno funcionamiento a lo largo todo de Chile, concentrándose la mayor parte de éstas en nuestra región.

Felipe Martin ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), destaca este punto, señalando que ‘el potencial de la IV Región ha sido históricamente superior a otras regiones. Allí existe un polo de desarrollo bastante positivo, donde en este minuto de los casi 1000 MW ya construidos a lo largo de Chile, el 65% de la generación construida es en la cuarta región, siendo así de importante en este momento para el desarrollo de la energía eólica. Asimismo la región de Coquimbo fue pionera en el uso de esta tecnología y a partir de ella otras regiones pudieron tomar el ejemplo y avanzar’.

Actualmente, Chile es uno de los mayores productores de energía eólica a nivel regional, tras Brasil y México. Según un estudio realizado por BBVA Research en el año 2016, el país de la costa atlántica de Sudamérica logró que un 7,1% de la producción total de energía fuese a través de la energía eólica. En el mismo año nuestro país alcanzó un 3,1% del total. Cifras buenas a nivel regional, pero distantes en comparación a las grandes potencias a nivel mundial en esta materia, donde por ejemplo el 13,2% de la electricidad germana proviene del viento, mismo país en donde se espera que en 2050 el total de la energía provenga de este tipo de fuentes activas ‘verdes’.

Nuestro país ha destinado 3.400 millones de dólares en esta materia, aumentando su capacidad instalada de energía eólica en 1.058 MW entre 2010 y 2016. Por otro lado, existen 23 proyectos de parques eólicos sometidos a evaluación ambiental, lo que se traduce en futuras inversiones por más de 4.000 millones de dólares. En materia gubernamental, se han promulgado dos leyes (en 2008 y 2013) que estipulan que, para 2035, un 20% de la energía total generada deberá provenir de energías renovables. Además, se estableció una estrategia a largo plazo (denominada ‘Energía 2050′) para alcanzar un 70% de la generación de electricidad a partir de fuentes renovables en 2050.

‘Es sumamente importante desarrollar proyectos de este tipo ya que tenemos un país muy largo, el cual tiene puntos de generación eólica muy atractivos. Hay polos de desarrollo en la octava región, en la cuarta región, sin embargo hay muchos sectores, sobre todo en zonas costeras, que pueden permitir la generación eólica, de manera complementaria a otra tecnología, favoreciendo y logrando una generación continua 24/7 a lo largo de todo el año’ explica Felipe Martin, de cara a los futuros lineamientos para el crecimiento en la producción de este tipo de energía.

Fuente: El Día de La Serena

Volver a Noticias