16
11/2017

Estos son los 25 proyectos de energías limpias más potentes

La fuentes energéticas solar y eólica fueron las que lideraron la expansión, inédita en la historia.

Un leve erizado de pelos se siente cuando Al Gore se refiere a Chile en la segunda parte del documental ‘Una verdad inconveniente’, que habla sobre el cambio climático. ‘Esta historia me emociona’, dice, y comienza a dar cifras sobre la expansión de la energía solar en Chile, en el video estrenado este año. ‘Al final de 2013 tenían 11 megavatios de energía solar. Para fines de 2014, más de 400 y para fines del año pasado, 800; Miren lo que están construyendo este año (2017) y lo que van a seguir construyendo’. Detrás del ex vice presidente de Estados Unidos se ve la barra de un grafico que comienza a subir sin parar. En una escena muy gringa, el público comienza a gritar y aplaudir. ‘¿No es maravilloso?’’, pregunta.

El entusiasmo de Gore por estas tierras quedó ratificado en octubre pasado, mes en el que las fuentes renovables no convencionales superaron por primera vez el 20% del total generado en el país, según cifras de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera). La gracia del asunto es que la meta del 20%, claro que como promedio anual, debía alcanzarse en 2025, según lo establece la agenda energética. ‘Este valor corresponde a la generación particular al mes de octubre; puede ser mayor de acá a diciembre, dado el desarrollo de los proyectos en operación, aquellos declarados en construcción y los asociados a las licitaciones de suministro de clientes regulados. Es probable que a comienzos de la próxima década se alcance la meta y podamos plantearnos objetivos más ambiciosos’, indica el ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Carlos Finat, director ejecutivo de Acera, es igual de optimista. ‘Es técnicamente posible y económicamente eficiente alcanzar para 2050 una matriz basada 100% en energías renovables’, asegura. En la proyección se incluye la energía hidráulica, que también es renovable.

Alfredo Zañartu, de Pacific Hydro, que tiene plantas hidráulicas y eólicas, estima que para consolidar el avance, se debe avanzar en hidroelectricidad. ‘Además de ser renovable, permite balancear el sistema eléctrico ante la intermitencia de la generación eólica y solar’.

Según Finat, ‘el avance se debe a la velocidad con que los proyectos de las centrales de ERNC se han venido instalando en Chile; a los cambios regulatorios realizados los últimos años, los que han generado un mercado muy competitivo para estas fuentes y, además, a que el precio de estas tecnologías han bajado mucho sus costos de inversión’, explica Finat.

En cuanto al impacto en las cuentas, eso sí, el traspaso es mucho menor. Se estima que a partir de 2021 las boletas de los hogares podrían caer en un 20%, cuando comience a tener efecto la penúltima licitación.

Fuente: Las Últimas Noticias

Volver a Noticias