11
01/2019

En febrero comienza la construcción del parque eólico en el complejo industrial Laredo-Cabo Negro

Se contempla una inversión que bordea los US$22 millones e incluye la instalación de tres aerogeneradores que sumarán algo más de 10 MW, los que serán inyectados al sistema eléctrico de Punta Arenas.

Tal y como señaló en el marco de su compromiso de contribuir a la diversificación de la matriz energética de Magallanes, la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) se encuentra ultimando los detalles respectivos para comenzar en febrero, las instalaciones de faena y movimientos de tierra de lo que será el nuevo parque eólico en el complejo industrial Laredo-Cabo Negro.

Los trabajos de ingeniería, construcción y suministro están a cargo de Elecnor Chile S.A., empresa mandatada por ‘Vientos Patagónicos SpA’, sociedad conformada por Enap y Pecket Energy. Según el cronograma trazado, una vez iniciada la construcción, se espera que en marzo comiencen las obras civiles y en agosto se realice el montaje de los equipos comprometidos en el proyecto, el cual cuenta con una inversión total que bordea los US$22 millones e incluye la instalación de tres aerogeneradores que sumarán algo más de 10 MW, los que serán inyectados al sistema eléctrico de Punta Arenas. Los aerogeneradores, en línea con los estándares de la industria, tendrán una vida útil estimada de 20 años.

Al respecto, el gerente de Enap Magallanes, Rodrigo Bustamante, expresó que si todo marcha de acuerdo a lo programado, debiera ponerse en servicio en diciembre de este año, de manera que estaría totalmente operativo a contar de enero de 2020. ‘Esto marcará un hito importante para Magallanes y particularmente para Punta Arenas, ya que se pondrá a la vanguardia en cuanto a uso de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en su matriz energética, pasando de un 2% a un 20%. Como empresa, nos alegramos de poder contribuir a un anhelo y una necesidad que tiene la región de avanzar hacia una matriz más diversa’, recalcó.

En complemento, el ejecutivo señaló que si bien la petrolera ha tenido una exitosa producción de gas no convencional en Tierra del Fuego -particularmente en Bloque Arenal- y se proyecta una mayor producción en continente, el gas es un recurso finito garantizado por a lo menos 20 años, pero que necesariamente se requiere cuidar y procurar que se complemente con otras energías. ‘Hoy la matriz eléctrica regional depende casi exclusivamente del gas natural, teniendo como respaldo el diésel. La situación actual de Magallanes no es la óptima, ya que cualquier incidente que pueda afectar el normal suministro de gas, pone en riesgo el suministro eléctrico de la región. La incorporación de una mayor participación de energía eólica permitiría otorgarle una mayor estabilidad a los costos de generación del sistema, ya que es una fuente más económica que evitaría tener que recurrir a combustible diésel como respaldo’, explicó Bustamante.

El proyecto cuenta con el apoyo del gobierno regional que, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), aportó aproximadamente 3.300 millones de pesos.

Fuente: La Prensa Austral

Volver a Noticias