16
11/2017

Carta al director: Precio de energía

Revisa la Carta al Director de Carlos Finat D. Director Ejecutivo Asociación Chilena de Energías Renovables – ACERA AG.

Señor Director:

“El Mercurio” publicó recientemente una carta del señor Julio Dittborn, sobre los bajos precios alcanzados por la electricidad, que es parte de la lamentable disputa política en torno a la apropiación partidista de los resultados positivos en materias de responsabilidad del Estado. Como Asociación Gremial que representa los intereses del sector de las Energías Renovables No Convencionales, no nos corresponde entrar en esa disputa; sin embargo, no podemos dejar pasar la sobresimplificación del señor Dittborn al señalar que estos bajos precios resultarían exclusivamente de “la operación de los mercados libres y del cambio tecnológico bien aprovechado”.

Es un hecho que nunca se habían alcanzado precios tan bajos en las licitaciones de energía para distribuidoras, aun funcionando el mercado de forma libre. Más aún, hasta hace unos años los precios de venta de energía no reflejaban sus costos reales, generando importantes rentas hacia las generadoras, en desmedro de los consumidores finales.

Desde Acera pensamos que lo que ha permitido bajar los precios de la energía ha sido la nueva visión de desarrollo de la industria eléctrica en Chile, que resulta principalmente de la Política Energética 2050 implementada por el actual gobierno y de las leyes que, con amplio y transversal apoyo, han sido aprobadas en el Congreso, permitiendo que este mercado sea muy competitivo. Así, los generadores han debido traspasar a los consumidores las mejoras de sus costos, que se obtienen por efecto de la reducción de riesgos, y la baja de costos de inversión y de operación de las nuevas centrales.

La clave ha sido entender que la política energética es de Estado y no de gobierno. Por ello, hacemos un llamado a las candidaturas a la Presidencia de la República a valorar la conveniencia de desarrollar el sector energético en el marco de una política de Estado, por sobre la cual cada administración pueda trabajar en correcciones necesarias para asegurar que las empresas y las personas reciban energía eléctrica competitiva, segura y sustentable.

Fuente: El Mercurio

Volver a Noticias