14
07/2017

Cambio climático: la sequía podría ser algo normal el 2050

René Garreaud, profesor de la Universidad de Chile, pronostica que ese escenario incluye un aumento de la temperatura de entre 2 y 3 grados Celsius en la zona central.

El doctor en Meteorología René Garreaud no tiene tiempo. Durante su exposición, en el seminario ‘Cambio climático: un desafío para la infraestructura’, organizado por el Instituto Nacional de Hidráulica, aclara que se tiene que saltar algunas diapositivas para poder calzar con el lapso que le otorgó la organización. Y advierte, después, sentado mientras apura un café, que diez minutos para esta entrevista es ‘demasiado’. ‘Con cinco estamos’, pronostica, luego de sorber un vaso de plástico.

Garreaud es profesor del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile y sub-director del Centro de Investigación del Clima y la Resiliencia. Se formó como ingeniero civil y, antes de doctorarse en la University of Washington, cursó un magíster en Geofísica.

‘Pero no ponga nada de eso’, solicita.

Tiempo de emergencia

La charla de Garreaud se llama ‘Nuestro ciclo cambiante: observaciones, proyecciones, incertidumbres’. Y comprende una serie de gráficos y predicciones que dejan helado a cualquiera.

Una de las diapositivas, para que se haga una idea, se titula ‘Time of emergence ‘. ‘Algo así como el tiempo de emergencia ‘, traduce Garreaud.

‘Corresponde -explica- a qué período del futuro promedio va a ser similar al que ahora consideramos como una condición muy anómala’.

En la pantalla del proyector se lee una definición más sencilla: ‘Es el período en el cual la condición promedio supera a la condición extrema actual’.

Parte del auditorio de la Contraloría General de la República, donde se desarrolla el seminario, queda colgado igual.

Garreaud se la juega y despeja las dudas con un ejemplo.

‘En un escenario complicado, cerca del año 2050, el nivel normal de temperatura en Chile va a ser parecido a las temperaturas extremas. Esto significa que la condición normal de Chile el 2050 debería ser parecida a la condición que ahora llamamos sequía extrema’, dice.

Pero el time of emergence , subraya el científico, depende del lugar y el escenario climático.

‘Este es un escenario (el del ejemplo) que supone que las emisiones de gases con efecto invernadero se mantendrán e incluso aumentarán a lo largo del siglo XXI. Pero existe la posibilidad, debido al Acuerdo de París, que fija medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, de que esto no ocurra’, comenta.

Garreaud también anuncia que, debido al impacto del cambio climático de origen antropogénico, ese posible escenario para Chile incluye un aumento de la temperatura de 2 a 3 grados Celsius en la zona central. Y, asimismo, una disminución de la precipitación en el 30 por ciento en ese mismo tramo.

Todo esto, para que el lector lo tenga claro, ocurre dentro del terreno de lo posible.

Lo concreto, cuenta Garreaud, es que en los últimos 30 años, la temperatura ha aumentado en 0,5 grados en los valles internos y cordilleranos ubicados entre el norte grande y el centro sur de Chile.

‘Aún falta mucho por entender sobre cómo cambiarán los extremos climáticos en el futuro. No está claro, por ejemplo, qué pasará con los eventos de gran precipitación ni las tormentas de verano. Es en eso donde estamos trabajando’, comunica.

Fuente: Las Últimas Noticias

Volver a Noticias